domingo, 7 de noviembre de 2010

II. La sombra


Pasa una sombra clara, veloz. Su roce en el hombro me seduce. Le sonrío, pero pronto descubro que algo crece en el vértice de mi espalda. Me embriago de espanto. Me pierdo en el vértigo del miedo. Es eso o yo. Si crece me secaré de dolor.

Intento espantarla moviéndome a velocidades de muerte, pero no escapa. Sigue creciendo invisible y oscura. Ya duele. Descubro que no soy yo quien puede deshacerla. Busco, cegada por un pavor antiguo, una presencia que es ausencia.

Y lo veo, entre la música que despiden todas las bocas marinas, desde el sonido de miles cuerpos en movimiento. “Siempre he estado aquí, dicen sus ojos, sólo tenías que detenerte a encontrarme”.

“Quítamelo...” suplico con nuestro lenguaje de miradas y burbujas como espejos. ¿Me dice que no puede, que la desaparición de la furtiva es la mía? ¿Somos uno en la muerte, o en la vida?

Un movimiento de mis párpados húmedos y lo pierdo. Desde su mano que casi llega se esfuma, como un vapor de estrellas marinas en una locomotora de espuma.

Me entrego a la gravedad del mar esperando llegar al aire que es el fin. Cuando presiento el sol con que se suicidan los peces la mano vuelve, me lanza hacia el abismo de los océanos con la fuerza del pánico o del amor.

Juega a esconderse como un niño y cuenta números como segundos hacia el descubrimiento. Me mira travieso desde rocas cuyas formas traspasaron vidas, dejando huecos, luces que recuerdan lo que en la superficie llamamos almas.

En un remolino nuestros rostros se tienen frente a frente. Y por fin recuerdo que siempre estuvo allí, en mí, que la espera era absurda: para encontrarnos sólo era necesario seguir las corrientes cálidas del trópico, en un presente que era todo pasado, todo futuro.



Viviana Cecilia Atencio



10 comentarios:

  1. Gracias Ali por acertarte y por sentirlo... Un abrazo de agua...

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado mucho !!!!!!!!!!!!
    Pavor antiguo
    presencias
    ahora lo mío es abrazarte !!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Bea, poeta rosa, bienvenida... besos

    ResponderEliminar
  4. Carl... pues nos vemos por allí en el azul profundo...

    ResponderEliminar
  5. De todo mi gusto querida Vivi. Ya extraña tu lírica profunda, seductora y anticipada.
    Te quiero mucho amiga.
    Gracias por la invitación!

    ResponderEliminar
  6. Enfrentarnos cara a cara con la pesadilla y con el misterio de lo siempre ha estado... Bella e intensa la inmersión en la prosa, en los sueños...
    Bautizemos el nuevo blog de azul aire y mar.
    Beso marino y felicidades.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu cariño RoseMarie, poeta de las flores y los pájaros, y del amor (siempre el amor). Un beso transocéanico!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Paloma astur por tu compañía entre el azul, el aire, el mar... Besos de algas y peces...

    ResponderEliminar